Música y guerra

Trompeta solista de la BMP

Juan López Berdonces (trompeta solista de la Banda de Música de Puertollano).Durante la 1ª Guerra Mundial, el director de la Orquesta Sinfónica de Cincinnati ideó comenzar los conciertos con una fanfarria encargada a compositores británicos para elevar la moral de la sociedad norteamericana, y durante la 2ª Guerra Mundial retomó la fórmula, encomendando esta vez la composición a autores estadounidenses.

Uno de esos compositores británicos del periodo de la Gran Guerra fue Gustav Holst, profesor, trombonista y amante de la Astrología, que durante esta conflagración compuso “Los Planetas”, una suite sinfónica formada por siete movimientos, cada uno inspirado en un planeta. Días antes de que comenzara este sangriento enfrentamiento, Holst terminó la primera sección: casualmente, “Marte, el portador de la Guerra”. La obra fue estrenada escasas semanas antes del fin de las hostilidades.

 

Gustav Holts

Gustav Holts

De los siete movimientos haré una breve referencia al primero y al cuarto, claramente contrastantes. El primero, “Marte, el portador de la Guerra”, es representado por un bitonalismo brutalmente tratado, enfrentando dos tonalidades tan poco cercanas como Sol Mayor y Do#Mayor, lo que le confiere un carácter agresivo y turbulento. Por el contrario, el cuarto movimiento, “Júpiter, portador de la Alegría”, es jovial, bullicioso, y con un solemne tema en el Trío que, paradojas del destino, fue transformado en el himno que se empleó para honrar a los caídos en las ceremonias conmemorativas del Armisticio de Compiègne que selló el fin de la beligerancia. “I vow to thee, my country” (Te prometo, mi patria) que así se llama, ha sido empleado desde entonces en ceremonias de estado como los funerales por Diana de Gales o Margaret Thatcher.

Nadia_Boulanger_1925

Nadia Boulanger

Mientras Holst fraguaba los planetas, en E.E.U.U. se estaba forjando la excelente generación de 1920. Sus compositores, a pesar de formarse en París y de adquirir de su profesora Nadia Boulanger (ferviente admiradora de Stravinsky) una estética neoclásica, tenían un objetivo expresivo distinto del europeo, que les facilitaría el desarrollo de nuevas ideas compositivas, lo que les llevó a ser la primera generación que proporcionó a la música americana una voz distintivamente nacional que atrajo la atención del resto de países. Con la gran depresión de los años 30, sobrevinieron cambios sociales que afectaron a estos compositores por el papel que la música ejercía en la sociedad, por el deseo de que su música se simplificase, fuera utilitaria, y tomara parte de las responsabilidades políticas del momento, acercándose a una sociedad castigada por la crisis económica para animarla. Con la nación inmersa nuevamente en una conflagración mundial, el papel enfervorizador nacionalista de los compositores se intensifica.

 

Eugene Goossens

E. Goossens, director de Cincinnati

En 1942, Aaron Copland, el más brillante compositor de esta hornada, atiende la petición del mismo director de Cincinnati de componer una fanfarria para abrir uno de sus conciertos. Así surge “Fanfarria para el hombre corriente”, título inspirado en el discurso del entonces vicepresidente de Estados Unidos, Henry A. Wallace, que afirmaba que “había llegado el siglo del hombre corriente” en alusión a las circunstancias que vivía su país. Su propósito inicial de enfervorizar la nación sigue vivo, de hecho fue utilizada como obertura en diversos conciertos celebrados tras el fatídico 11-S.

  

Aaron Copland

Aaron Copland

“Fanfarria para el hombre corriente” y “Júpiter, portador de la Alegría”, nacidas en, y de, la guerra, son utilizadas tras, la contienda, para realizar un emotivo homenaje a los caídos y como reconstituyente de los corazones de los supervivientes, agradecidos beneficiarios del sacrificio. La música, tan defenestrada y despreciada por los bípedos. Y sin embargo, tan necesaria para el hombre. Porque, “quien comprenda mi música quedará libre de las miserias que los demás hombres arrastran consigo” (Ludwig van Beethoven).

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.